La enseñanza de la música ayuda al perfeccionamiento auditivo, contribuye al desarrollo psicomotriz, mejora el desarrollo de la memoria, favorece la capacidad de expresión, fomenta el desarrollo del análisis del juicio crítico e integra el saber cultural y el gusto estético. Es más: una buena y adecuada educación musical potencia las facultades innatas del ser humano; especialmente, la cerebrales. Con la música se desarrollan aspectos como la imaginación, la creatividad y además, supone una forma divertida de expresarse. Además, la música colabora con el resto de las materias educativas como matemáticas, conocimiento del medio, lengua extranjera... para su aprendizaje y perfeccionamiento de una forma amena y divertida.

La música es el arte educativo por excelencia que, por medio del sonido, se inserta en el alma y la forma en virtud. (Platón)

© 2015 by dmv.cdt